Custodia compartida

Custodia compartida

Cuando se inicia el proceso de divorcio o separación, y si existen hijos menores en la pareja, uno de los puntos clave que habrá de abordarse durante el mismo será qué tipo de custodia se elige para los hijos en común.
Existen diferentes tipos de custodia. No existe una peor que otra ya que hay que tener en cuenta la situación personal de cada uno de los progenitores, de los hijos, del entorno etc.

Hace unos años, la custodia más habitual era la que recaía sobre la madre ya que era la figura que normalmente no trabajaba fuera de casa. Este tipo de custodia más tradicional implicaba que los hijos se quedaban a cargo de su madre, normalmente en el propio domicilio familiar, del que tenían el uso y disfrute, y se establecía un régimen de visitas para el padre no custodio.
En la actualidad, es habitual que ambos miembros de la pareja trabajen, por lo que el reparto de la custodia suele ser más equitativo.
De un tiempo a esta parte, la custodia compartida ha cobrado una gran relevancia ya que permite que los hijos convivan con ambos progenitores de forma alterna y en periodos de tiempo iguales.

A priori, la custodia compartida puede suponer una muy buena elección, ya que el reparto del tiempo en que padres e hijos pueden pasar juntos es igualitario. En cualquier caso como se repartan estos periodos es una variable, ya que habrá que tener en cuenta la situación personal y laboral de cada uno de los progenitores y la de sus hijos.

De esta forma, la custodia compartida puede suponer que los hijos pasen un año con cada progenitor, un mes, una semana...
Hay que tener en cuenta, como venimos aconsejando siempre en Abogado matrimonialista Madrid, que ante todo está el bienestar de los menores. Por eso, hay que valorar que estos necesitan vivir en un entorno seguro y familiar.

Por eso, tanto si van a residir siempre en el domicilio familiar (y son los padres quiénes lo ocupen en función del turno de custodia) como si van a vivir en dos casos, deberán tener una habitación o un espacio que sientan como suyos.
Nuestro consejo, desde Abogado matrimonialista Madrid, es que en la medida de lo posible los progenitores se sienten a hablar y a acordar el régimen de custodia más conveniente para sus hijos, de la forma más objetiva posible y teniendo en cuenta las circunstancias de cada uno. Teniendo en mente siempre, eso sí, que la mejor solución es la que más convenga a los hijos menores.

Si necesita asesoramiento legal experto, cuente con los servicios de Abogado matrimonialista Madrid. Le proporcionaremos todo el apoyo que necesite y velaremos por el respeto de sus derechos e intereses.

En Abogado matrimonialista Madrid creemos que lo más importante es el bienestar físico y emocional de los menores, y por eso abogamos por que todos los acuerdos que se adopten como consecuencia de un divorcio o separación tengan como objetivo fundamental garantizar las mejores condiciones para ellos.

Cuando existen hijos en común menores de un matrimonio que está en proceso de divorcio o separación, uno de los acuerdos clave y más importantes son aquellos que versan en torno a la custodia de los mismos y el reparto de los gastos de manutención entre los progenitores.

La figura del abogado matrimonialista cobra especial importancia interviniendo en este tipo de procesos ya que de su profesionalidad y pericia puede depender que se trata de un proceso, ya de por sí difícil, lo menos largo y complejo posible.
Con respecto a los hijos, en Abogado matrimonialista Madrid creemos que lo más importante es que sobrelleven todo este periodo de incertidumbre de la mejor forma posible, y por eso, aconsejamos a los padres que los mantengan alejados del mismo y de todo el ambiente que este puede generar. En ese sentido es importante evitarles en la medida de lo posible que se ven involucrados en el mismo, con las consecuencias para su bienestar que podría tener.
En la medida de lo posible, tratamos de que se mantengan aparte durante todo el proceso, aunque a veces será inevitable que deban participar mínimamente, por ejemplo cuando deben decidir ante el Juez con quién prefieren quedarse.

En cualquier caso, nuestra labor, como abogados matrimonialistas expertos, es intentar que los progenitores lleguen a un acuerdo que sea lo más satisfactorio para todas las partes, teniendo en cuenta que el bienestar de los hijos tienen prioridad a la hora de considerar las condiciones del acuerdo.

Existen dos tipos de divorcios en cuanto a su desarrollo, los divorcios de mutuo acuerdo y los divorcios contenciosos. La distinción se hace teniendo en cuenta si existe acuerdo entre la pareja en cuanto a los acuerdos más importantes que entrarán en vigor tras ser efectivo el divorcio, o si no es posible llegar a un mutuo acuerdo.
Con respecto a los hijos creemos que bien merece la pena sentarse a hablar y decidir lo que objetivamente sea mejor para su bienestar. En este punto, la labor de un buen abogado matrimonialista será la de mediar entre la pareja para tratar de que lleguen, si no a un acuerdo en todos los puntos, al menos en lo que afecta a su descendecia.

Si está en proceso de divorcio o separación y tiene hijos en común con su pareja, no dude en contactar con nuestro despacho de abogados matrimonialistas de Madrid para obtener asesoramiento y apoyo legal completos.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE